domingo, 23 de noviembre de 2008

Visita al Jardí Botànic de Barcelona

Tras asistir al dramático encuentro entre los Mon, unos cuantos -Javier Ríos y Rosa, su mujer, Ricard, Saba, Ari, una amiga suya llamada Alba y Joan- acudimos a cenar a un espectacular y suculento restaurante japonés al que Imperioso no quiso -o no pudo- ir. Allí, entre sushis y gambas, servidos por un amable japonés de pelo teñido, surgió la idea de convocar regularmente a la gente del club -o afines- para organizar excusiones y eventos que no tengan que ver directamente con el ajedrez. La primera de estas excusiones ha tenido lugar este domingo para ir a visitar el Jardí Botànic de Barcelona, sito más allá de las Fonts de Montjuic, por el campo del Español, más o menos. Han acudido Ricard Llerins -en calidad de guía botanófilo-, Sabater -el fotógrafo-, Ramon Rubies y un primo suyo, Ariadna y Fonta.Primeramente se ha visitado el Antic Jardí Botànic de Barcelona que se halla repatido en dos zonas separadas por una de las utilísimas escaleras mecánicas que abarrotan el lugar. Por lo visto, antiguamente todo aquello eran huecos inedificables debido a que habían sido utilizados como canteras. Dos de los tres agujeros constituyen hoy el antiguo jardín botánico. Ricard nos ha explicado y descrito un montón de especies allí presentes aunque yo destacaría un par de árboles muy muy grandes, una planta de "maduixots" y una enredadera que mata a los árboles cual vampiro vegetal, chupándoles el agua. Luego hemos visitado un jardín de aclimatación donde, si no recuerdo mal, hemos visto un árbol que daba pistachos. En ese momento Saba se ha transformado en el increíble Hulk y ha tumbado un árbol -como puede verse en la foto-. Afortunadamente, Ricard ha intervenido en defensa de la verdosidad y lo ha puesto en su sitio...Más tarde, hemos acudido al nuevo y enorme Jardí Botànic, más arriba, y allí hemos visto un montón de plantas de otros continentes aunque, por razones de mantenimiento, resulta que se plantan especies que sobrevivan fácilmente en el clima mediterráneo, es decir, sin gastar mucho en jardineros.Por ejemplo, aquí tenéis unas palmeras muy bonitas. Ricard nos ha contado que es malo podar sus hojas -o ramas- secas pues esta suerte de abrigo que llevan las ayuda a retener humedad y canaliza el agua de lluvia hasta sus sedientas raíces. Espero queos haya gustado el reportaje fotográfico y os animéis en la próxima excursión pues en esta vida... ¡no todo va a ser ajedrez!

6 comentarios:

imperioso dijo...

Próxima excursión: Campo Nou Sardenya, el jueves a las 21.00, contra la Penya Anguera ;-)

Jordi Sabater dijo...

Dime algo que voy

Catulo dijo...

Tengo que consultarlo con la jefa para ver si me deja... ¿Cuánto cuesta ver un partido de fútbol? Por cierto, un día -cuando haya cobrado- tenemos que ir al restaurante japonés de este sábado porque fue colosal.

imperioso dijo...

Perdón, parece que lo cambiaron al miércoles. Os lo digo seguro y me decís cómo os va.

¿Un partido de fútbol en la categoría sin nombre? El Júpiter cobraba cinco aunque hace dos semanas que vale sólo dos. El Martinenc valía a tres. El Sant Ignasi era gratis. Por ese módico precio puedes asistir a espectáculos difícilmente trasladados al negro sobre blanco.

imperioso dijo...

Confirmado: miércoles a las 21. ¿Os apuntáis?

Catulo dijo...

No podrá ser, me han surgido historias. Cachis.