viernes, 21 de noviembre de 2008

Monpablo, más favorito que Monluis

Hace más o menos un mes, planteé una encuesta para ver quiénes eran los favoritos para ganar el Social del Sant Martí 2008. A medida que la competición fue avanzando, ciertos partidarios fueron perdiendo parte del apoyo inicial que tuvieron. Ése es el caso de Javier Carmona (8% de los votos) y Andrés Rojas (4% de los votos). Por supuesto, personajes como Joan Fontanillas o Jordi Sabater ni aparecen en las cábalas de la gente al haberse quedado descolgados del liderato a las primeras de turno.
Poyato, que aún conserva algunas opciones de ganar, conserva un 16% de seguidores que confían en su victoria. Lleva medio punto menos pero su emparejamiento es a priori más sencillo y, en caso de triple empate final, guarda algún as en la manga con los desempates.
Lo curioso -a mi entender- es que Monpablo y Monluis no cuentan con un porcentaje igualado de seguidores. Van empatados a puntos y si alguien tiene una ventaja objetiva es Monluis, con más elo, lleva blancas y por ahora tiene dos de los tres desempates a favor frente a su brother, pero las encuestas le adjudican a Monluis sólo un 29% de fieles mientras Monpablo se eleva hasta un estratosférico 41% de partidarios esperanzados en su victoria final.
¿A qué se debe este desfase? ¿Monpablo se vota a si mismo más veces que Monluis? ¿Las arengas de Monpablo tienen comido el coco a los lectores de su blog? Vosotros tenéis la palabra...

5 comentarios:

Monluis dijo...

Quiero reconocer públicamente que los 7 votos conseguidos son de:

Monluis
Mi hijo Carlos
Mi hijo Luis
Mi mujer
Mi padre
Mi madre
Mi abuela de 94 años que me admira mucho y siempre me desea lo mejor.

De todas maneras espero poder complacer a esta gran familia que ha depositado tanta confianza en mí ganando fácilmente a Monpablo (cosa bastante sencilla de realizar y sin mérito alguno, claro)

Mon... te toca!

monpablo dijo...

Bueno, puestos a ser sinceros, he de reconocer que mis 10 votos son desde el ordenador mío, desde el de mi hija, desde el de mi hijo, desde el portátil, desde el curro y desde 5 cybercafes más (ya no busque más porque era cansino).

Ya en serio, dar las gracias a quien han depositado su confianza en mí, ya que han hecho lo más cuerdo que podían hacer, dado que Monluis no tiene nada que mascar.

Por cierto Mon, ya sabes que tu mujer siempre me da el voto de confianza a mí (o ya no te acuerdas que siempre que jugamos me desea suerte a mi) y sé que uno de los votos que tengo es de ella (gracias Maria José por esa confianza siemrpe eterna); así que seguramente tu te has votado dos veces, no la metas en esa relación de votos.

Por cierto, es de pena para tí que tus sobrinos y hermano me hayan votado a mí, ya que no les veo en tu relación de votos. Eso te debe dar mucha confianza, jeje.

Tic, tac, tic,, tac, quedan poco más de 24 horas para que no escondas tus lloros y puedas descargar lagrimones a pierna suelta, yo te dejaré mi hombro para consolarte.

Que fácil que va a ser fundirte.

Mon ... hoy touché, mañana ... hundido.

Para los que no nos conozcan que sepan que esto es buen rollo, jeje, no hay mala uva en anda de todas las púas que nos enviamos.

Jordi Sabater dijo...

Bueeeeno muchachos os veo animados, ¿eh?. Pero cuidado que tanto escribir no os distraiga demasiado, acabéis en tablas y luego resulte que os metan un Poyato en los triples desempates. Je, je. Quien avisa no es tridor...

Catulo dijo...

Hombre, lo bueno para el ajedrez ;-) es que sea campeón Poyato, encarnación de los humildes que cominezan el social pensando que no lo van a ganar. De todos modos, yo creo que deberíais coronar vuestro duelo con alguna cenita en juego o algo así, ya que estáis tan confiados en vuestra victoria, jiji...

monpablo dijo...

Catulo, nuestros duelos en cualquier torneo siempre van acompañados de almuerzos. Aquel que queda por detrás del otro se rasca el bolsillo en busca de unos euros para cumplir con la tradición de invitar al otro.

Como dice el dicho, encima de malo, apaleado.

Y ya estoy cansado de pagar últimamente ...

Muy bueno Saba; pobre Fernando, al final se mosqueará de usar su apellido para hacer gracietas. Menos mal que es una buena persona que nunca se enfada por nuestras tonterias.