miércoles, 16 de noviembre de 2011

Codificación y memoria en el ajedrez

Si os propongo que miréis las letras que hay más abajo y las recordéis os dará bastante trabajo hacerlo:

L C I C A H A R G O D A D L E R R A B I O

Si en cambio las tuvierais que recordar en el siguiente orden ya sería mucho más fácil:

L A C H I C A G O R D A D E L B A R R I O

Este fenómeno se explica por la codificación que se produce en nuestra mente cuando intentamos retener ciertos datos en la memoria. Si aquello que retenemos tiene un sentido para nosotros, será más fácil recordarlo puesto que de alguna manera se simplifica y unos datos conducen a otros. Si lo que pretendemos recordar no tiene una buena codificación (si no le encontramos un sentido claro) será mucho más difícil de recordar.

Es por este motivo que en psicología cuando se hacen estudios de retentiva de posiciones de ajedrez a ajedrecistas, los jugadores habituales recuerdan mejor ciertas posiciones de partidas frente a los que no saben jugar ya que en el momento de recordarlo recordamos que "es una española, hay un fianchetto o los peones están aislados y doblados". La mejor retentiva del ajedrecista en tales posiciones desaparece cuando las posiciones a recordar son absurdas y carentes de lógica. Entonces recordamos igual de mal que cualquier otro ser humano que no sepa ni mover las piezas.

¿Qué valiosa lección tenemos que sacar de ello? Que para mejorar, para recordar lo que leemos y estudiamos sobre ajedrez, esa información debe ser claramente entendida. Tenemos que buscar patrones comunes, explicaciones reduccionistas y simplistas que nos ayuden a simplificar la casi infinita vorágine de posibilidades de jugada. Quizá nos apartemos de la verdad pura o de la excepción a toda regla, pero si le conferimos a una posición ciertos significados será más fácil recordarlo. Por eso al principio progresar es fácil y luego cada vez se complica más. Porque a medida que sabemos más, las excepciones aumentan y la generalidad de lo que aprendemos decrece.

2 comentarios:

Jordi Sabater dijo...

Suscribo tu escrito. Nuevamente el gran Catulo y su sabiduria no enseñan el camino.

Catulo dijo...

Como decían en Matrix, yo sólo muestro el camino, tú debes cruzarlo...