martes, 17 de enero de 2012

El Diagonal Mar de 2012

El Club d'Escacs Diagonal Mar seguirá más o menos igual que en años anteriores. Con 18 federados, su primer tablero seguirá defendido por Iván Pérez de Villar, quién con 2169 de elo parece destinado a subir la puntuación hasta el infinito. Es lo que ocurre cuando un jugador permanece en una categoría que le resulta demasiado fácil.
Estará flanqueado por su hermano, Antonio, con 1953. En la senda de los 1800 estarán Joan Gracia, Antonio Ríos y Antonio Torralba y completarán equipo con los 1700 Felipe Cascales, Joan Guinjoan, Manuel Pimentel, Manuel Ortega y Roger Català.
Supongo que, por nivel, en el próximo por equipos catalán estarán en una situación similar al año anterior en espera de que sus jóvenes talentos puedan ir fructificando. Suerte a todos ellos.

4 comentarios:

Alfonso Siete dijo...

Tienes razón en tu comentario de subir hasta el infinito. Es lo que tiene jugar sólo torneos que no valgan para elo o jugar el campeonato de Cataluña por equipos contra jugadores que no pasan de 1900. Subir podrá subir hasta los 2200 así pero nunca pasará de tener un nivel real de 2100. Se llama proteger el elo, otros lo llamarían "miedo".

Catulo dijo...

Alfonso, me parece de mal gusto acusar a alguien de miedo firmando desde el anonimato, eso sí es miedo.
Si quieres hablamos de hasta donde se puede subir el elo en una situación así porque es interesante pero juzgar a otra persona y de manera tan despectiva me parece fuera de lugar.
Jugué con Iván hace un par de años y el nivel de 2100 lo tiene perfectamente. Quizá ahora juega un poco mejor o no, no lo sé. Pero nunca daría por sentado y menos escribiéndolo que Iván o cualquier otra persona no pueda mejorar.
Si no juega será porque no le apetece. No le viene de 20 o 30 puntos de elo para mantener su puesto en su club así que cuando quiera jugará torneos.
Te lo digo yo que tampoco juego mucho que digamos.

Alfonso Siete dijo...

No pongas palabras que yo no he dicho. Lo voy a matizar por si no quedaba claro del todo.
Yo no he dicho que tenga miedo sino que hay gente que a eso lo califica de miedo. Si yo quisiera decir que él tiene miedo, lo hubiera dicho directamente y no ha sido el caso.
Si quisiera hacerlo de forma despectiva, lo hubiera hecho pero ni es mi estilo ni era lo que pretendía.
Fíjate que decimos en esencia lo mismo: puede subir hasta 2200 jugado así, tú hablas del infinito y yo lo "limito" a 2200. Tú empleas lo que creo que es un eufemismo para decir lo que quizás yo diga de forma más directa pero que se entiende mal.
El no jugar para proteger el elo ( que eso sí que es lo que creo que hace pero que yo no lo califico de miedo) es algo legítimo, creo que está dominado por una falsa apariencia de que el elo demuestra quién es, su nivel y creo que no es necesariamente cierto. No creo que lo haga para proteger el primer tablero porque eso lo tiene asegurado aún bajando 150 puntos sino para proteger un elo que quizás él sea consciente de que no es su verdadero nivel (aunque creo que es falta de confianza en su juego).
Todo esto es interpretación mía y puedo equivocarme, lo hago por lo que le conozco y por el nivel de sus partidas y sus resultados.
Con un poco más de confianza en sí mismo, no sólo jugaría más torneos que contaran para el elo y con jugadores más fuertes, sino que seguramente subiría a 2200 de forma merecida, creo que ahora está algo inflado para su nivel de los últimos años.
No es algo que le suceda sólo a él, es algo que veo que le sucede a mucha gente, no jugar para no bajar elo pero ya se sabe "qué quieres ser? el que tenga más elo del cementerio?", eso ni si quiera se puede dejar a los hijos.
Espero que ahora se entienda algo mejor.

Catulo dijo...

Bueno, dicho así se entiende mejor tu posición. Disculpa si interpreté tu escrito como un misil teledirigido a una persona.
Es verdad que mucha gente tiene endiosado al elo. En jugadores con muchas partidas computadas puede ser indicativo pero en gente que juega poco a veces es muy ilusorio.
Para mi solamente hay dos motivaciones que funcionen: intentar ganar un torneo o similar y crear partidas competentes desde mi nivel de aficionado. Si logras esas metas, no te lo quitará nadie, aunque pierdas luego cien partidas seguidas (!).