jueves, 19 de julio de 2012

Vorágine vivanquiana

El santmartinense David Vivancos está logrando una incipiente notoriedad en el mundo literario a partir de la publicación de muchos de sus excelsos relatos cortos en papel y en versión digital. Recientemente ha sido entrevistado en diversos medios que podréis consultar aquí
A menudo se le pregunta cuándo dará el paso a narraciones más largas, como la novela. En primer lugar, no debemos desmerecer el microrrelato y el relato corto ya que son formas de expresión igual de válidas. La extensión no es sinónimo de calidad o seriedad. En segundo lugar, el relato breve permite abrir y cerrar episodios en menos tiempo cuando escribimos y este minúsculo detalle, para el escritor que trabaja en otros menesteres, es de vital importancia ya que la vida ordinaria de una persona normal requiere interrumpir demasiadas veces la larga elaboración de una novela. Por otro lado, si escribimos relatos cortos, microrrelatos o incluso poesías no demasiado largas, podemos rematarlo y pasar a otra cosa.
Decía Freud que, en una sociedad donde la frustración y la neurosis son un mal creciente, la investigación científica y la creación artística son un excelente remedio para ello. Creo firmemente en lo que dijo Freud y la literatura, sea en el formato que sea, es arte. Unos usarán su paleta con colores y otros notas musicales. El escritor se vale de palabras y frases para construir castillos en el aire y formar con ellos un mundo nuevo.
¡Sigue así, David!

3 comentarios:

David Vivancos Allepuz dijo...

Gracias por sus palabras. Es usté un amigo, caballero.

Un abrazo,

D.

Catulo dijo...

Y buen lector tuyo.

Antonio Ríos dijo...

David Vivancos me parece un gran exponente de la literatura romántica o un gran romántico de la literatura, o ambas cosas...