viernes, 2 de julio de 2010

¡Un Sant Martí sin jugadores profesionales!

El pueblo es soberano y ha hablado. Dejando al margen que mi encuesta sobre el tema no era ni mucho menos extensa, los resultados son bastante contundentes:
  • Un 71% de los encuestados no quiere jugadores profesionales.
  • Un 24 % de los encuestados sí quiere jugadores profesionales.
  • Un 5 % de los encuestados no sabe o no quiere mojarse.
Eso sí, hemos reunido unos 60 o 70 votos, que no está mal. Bueno, analizando los resultados es evidente que o yo he votado muchas veces que NO o hay otras personas que también creen que el Sant Martí debe continuar con su espíritu amateur.
Es lógico, ahora que estamos incorporando a jóvenes valores en alza, que muchos santmartinenses puedan escuchar los cantos de sirena que supondría un Sant Martí en División de Honor y que, como Maquiavelo, consideren que el fin justifica los medios. Vade retro Satanas! Si caemos en esa trampa, pensando que potenciamos la institución, que estimulamos a los mejores jugadores nuestra entidad, que escribiremos brillantes páginas en la historia del club... lograremos:
  • que muchos grandes jugadores que han jugado con nosotros sin cobrar un duro, por amor al arte, quizá se mosqueen por el agravio comparativo.
  • que muchos jugadores de los últimos tableros del A se vean desplazados al B y ya sabemos que en todas las casas existe un síndrome de vedette venida a menos que no soporta estar en un B y, a veces, prefiere jugar en un A humilde que en un B potente. Tal es la magia de la letra A...
  • que las arcas del club se vacíen a un ritmo espectacular -en forma de sueldos- sin que nada quede para siempre porque las categorías igual que se ganan, se pierden. Solamente quedaría algún trofeo, en el mejor de los casos, eso hay que admitirlo. Si luego no se puede mantener el ritmo económico, se produce un descalabro deportivo porque las categorías obtenidas son indefendibles y, en ocasiones, esto ha llegado ha aniquilar a clubs.
  • que los equipos filiales pasen a ser cualitativamente distintos -amateurs- y por tanto sean ignorados o peor aún, ninguneados de tal modo que los resultados de un A profesional empiecen a importar un comino a los del resto de equipos, la verdadera masa social, porque el publico no jugador es aún más raro que el público jugador.
  • que no se retenga por mucho tiempo a los jugadores que ya pensaban irse o a los profesionales contratados porque todo jugador profesional solamente tiene un club: él mismo. Y como es normal, viviendo de esto, acabará marchándose al que mejor le pague. Luego ocurre lo que ocurre, que los jugadores más fuertes en la historia de la entidad son profesionales que estuvieron de paso una o dos temporadas (a veces incluso solamente una o dos rondas) y nada sabían, en realidad, del club ni la gente a la que representaban.
  • que dé la sensación de que los puntos se están comprando -en forma de sueldos- en lugar de ganarlos por amor al club.
Resumen: el ajedrez profesional es como el amor profesional. Efímero, frío y peligroso para la salud.

7 comentarios:

monpablo dijo...

Pensaba no contestar, pero me ha sido irrestistible la tentación, jeje. Eso sí, ya sabes que en "mi buen rollo habitual", jajaja. De hecho estoy seguro que has concebido este artículo esperando un comentario mio (que "sobrao" que voy jeje).

No me había dado "quennn" de tu votación. Creo que a veces tienes el don del anacronismo (con cariñin, jeje), es decir, sacar temas que no han creado ningún tipo de debate y leídos así parece que haya una olla a presión en el club por esa discusión determinada. Eso es peligroso, porque aunque los blogs sean propios y cada uno escribimos lo que nos apetece (solo faltaria), creo que hay que tener cuidado cuando usamos el nombre de la entidad ya que podemos dar una imagen erronea de la misma.

Me explico:

Si la encuesta va sencillamente en la dirección de tener una toma de contacto sobre este tema puede estar bien para saber que piensa el socio. El problema es que en estas votaciones nunca sabes el porcentage real de votos que provienen de socios (de hecho, no puedes saber cuantos socios han votado), por lo que es imposible testar la verdadera opinión de esa masa.

Por otra parte no tengo constancia de que en el club haya tal debate abierto, por eso me parece anacrónica su discusión. Pero es evidente que puedo estar en la inopia y desconocer que verdaderamente exista ese debate ...

Despues, un par de matizaciones.

Primero, que evidentemente, creo que cualquier entidad de nuestro rango (es decir, no profesional) que se aproxima a la DH, siempre tiene ese gusanillo de haber si algún año suena la flauta, creo que eso es normal porque denota ambición; pero evidentemente te doy la razón en que eso no debe ser a cualquier precio. Pero que haya esa ilusión es mínimo, sino lo que ocurre es que acabas bajando por no tener ningún objetivo más que el de jugar. Creo que nuestra mejor plusvalia es el buen rollo que impera en los equipos y que hace que a la gente le apetezca ir a jugar cada domingo y eso vale mucho más que cualquier fichaje de campanillas.

La segunda va en referencia al síndrome que relatas. Si te fijas, en el equipo B hay varios jugadores que han jugado en el A muchos años y otros que menos, pero también han sido titulares en alguna temporada. Que yo sepa, a fecha de hoy, todos han seguido jugando TODAS las partidas a pesar de caer al B, por lo que dudo que tengan ese sindrome que explicas. Otros hemos caido algún año en el pasado al B y también hemos jugado sin más problema.Y otros que estamos con el agua al cuello, jamás han puesto un pero si tuvieran que jugar en el B. Así que entiendo que vedetismo poco creo.

En todo caso, como siempre he defendido, creo que lo normal es que cualquier jugador quiera llegar a jugar en el A, al menos supongo que es lo habitual en cualquier entidad de cualquier tipo de deporte. Si un joven que empieza no tiene esa aspiración, dificilmente prosperara.

Como conclusión decirte que no creo que sea malo que exista el ajedrez profesional, si el profesionalismo existe en todos los deportes, aunque sea en diferentes escalas, el ajedrez no tenía porque ser menos. El problema radica en como se gestione ese profesionalismo y claro, ya sabes que los clubes de ajedrez vivimos de cuotas y subvenciones en general y eso son ingresos que a veces a duras penas compensan los gastos mínimos. Pero el que dispone, es lícito que se lo gaste en como le plazca.

Ya echaba de menos tu espíritu cizañero, jeje.

Catulo dijo...

Pablo "discutidor man" jeje, si nos hallamos en la tesitura de acariciar la DH no es un debate tan anacrónico. Sí es cierto que el artículo puede dar la sensación -falsa- de que en el club haya guerra civil sobre el tema.
Lo del vedettismo sí que existe pero los ex-A que militan por ahora en el B no son de los que hablo. Tú te refieres a jugadores que llevan toda la vida en el club, no conocen otra cosa, y están plenamente identificados con el Sant Martí, aunque sea Z. Yo hablo de jugadores que por no jugar en el B se han ido o jugadores que han manifestado alguna vez que en el B no jugarían. Ese síndrome no es exclusivo nuestro, existe en todos los clubes del mundo mundial...
Bobby Fischer, el blog es gratis del todo. Solamente pide tiempo.
Roger, te tomo la palabra. Juégalo, y así seguro que te encuentro, jeje...

Anónimo dijo...

Creo que profesionalizar el club es caer en una trampa.Me explico:en septiembre ire a vivir a Montcada,no pienso cambiar de club.Motivo:veo a la gente de aqui muy campechana.Es decir,hay personas como Manel Riera , Sabater ; tu mismo ,Poyato ; Rios, etc etc etc etc. a los cuales s
ante cualquier duda,no se molestan en aclararte algo.Eso es lo grande de un club y lo que le hace subir y tener buen nombre.Aparte de que el rato quepuedas pasar en el club sea agradable.Ademas,ahora no recuerdo su nombre,pero una vez por semana viene un señor a dar clases.El puede dar clases y consejos de como jugar a ese nivel,ya que viene para todo el que quiera atender sus clases. B.F. P.D.Las partidas del torneo las publicareis?

Catulo dijo...

Gracias, tú también eres parte del club Bobby F. Las partidas no se retransmitirán en directo -por falta de medios- pero sí que pasarán a formato de ordenador porque es obligado en torneos oficiales -creo-...

Patty dijo...

Sobre las partidas, este año no voy a estar, así que si no podéis esperar a agosto tendrá que pasarlas alguien del Sant Martí xDDD

Sobre el tema de la entrada, menudo futuro infernal que pintas por meter fichajes en un club. Supongo que no será para tanto, y en realidad depende de cada club y de los fichajes en cuestión. En Asturias no hay profesionales, pero mi club se hizo más grande (y sigue siendo grande) a partir de que otros cuatro y yo fichamos, subimos al equipo A a la máxima división y dimos un referente a los guajes.

Ahora bien, si consideras que ajedrez profesional = maaaaaaaaalo, entonces obviamente no estarás cómodo en un club con profesionales, pero en ese caso el problema es tuyo.

Jordi Sabater dijo...

Gracias Bobby por la parte que me toca. Todos tenemos también muy buena impresión tuya, la impresión que hace del Sant Martí, un club de amigos donde todos contamos. En eso estamos, un abrazo.

Por cierto tenemos pendiente el estudio de la posición de nuestra partida del Besòs. A ver si no se me olvida, que me hago mayor, je, je.

Catulo dijo...

Creo que Vivancos pasará las partidas después de su ofrecimiento desinteresado.
Para mi un profesional no es mejor referente que un amateur. Y más sin especificar qué profesional... El mejor referente que puede tener la cantera de un club es un jugador que estudie y tenga un nivel digno -cierto- pero que además sea deportivo, educado, se sacrifique por el club, monte tableros, dé clases... sin esperar nada a cambio.
No digo que el ajedrez profesional sea malo, digo que no es la mejor opción para un club de ajedrez como el Sant Martí. Si alguien quiere vivir del ajedrez que lo haga pero el ajedrez es un ¿deporte? individual y alegrarse por los puntos que consiga tu club con un señor comprado no despiertan el mismo tipo de emociones que los que logre alguien que comparte un proyecto común contigo. Profesionales sí pero en los opens, cerrados ,clases... no en mi equipo. Quedar campeón de Catalunya en DH es más fácil de lo que parece. Es cuestión de menear el fajo de billetes y la ley del elo probablemente te sonreirá.