miércoles, 7 de diciembre de 2011

Fin de semana entre amigos

Este fin de semana estuve 24 horas en Barcelona y lo aproveché para quedar con cuatro amigos del ajedrez. Lo curioso es que acabé quedando con todos ellos por separado. No es que se lleven mal, es que se dio la circunstancia así.
Viernes 19 h: Quedamos Roger Salvo y yo en el Alexandra. Bravas + cerveza y cocacola. Compro lotería del Congreso (que no tocará porque ya dijo la pitonisa que tocaba la del SMA), hablamos de los blogs, del ajedrez, de la sabiduría y finalmente de política y teoría de la conspiración. Salvo es un crack de quien puedo aprender mucho, es una persona muy instruida, bromista, muy bien informado y con muchas batallitas que contar. Me lo pasé genial así que algún día habrá que repetir.
Viernes 21 h: Subo a la sexta planta del Centro Cívico y me encuentro a Jordi Sabater como maestro de ceremonias. Me presenta a un par de futuros fichajes femeninos para el club aunque se menciona un tercer fichaje femenino. Fantaseamos levemente sobre la posibilidad de lograr algo como club en la modalidad de ajedrez femenino. Charlamos sobre blogs y ajedrez hasta que todos se van del club. Un clásico estar con Jordi, al que ya echaba de menos.
Viernes 22h: Regreso al Alexandra y allí me reúno con David Vivancos. Bravas+media de morro+bocadillo de pincho + 2 cervezas. Hablamos de blogs, concursos fotográficos, gatos, literatura y comidas de club. Le enseño alguno de mis escritos y me sugiere alguna mejora poética. Una velada memorable porque de David siempre se aprenden cosas y tiene el extraño don de la sinceridad. Me voy a dormir.
Sábado 11 h: Quedamos en Tetuán. Jorge Aguadero llega 10 minutos tarde en un taxi. Le enseño locales freaks del coleccionismo de cartas, figuritas de plomo y juegos de estrategia. Croissant de jamón y queso+Madalena de chocolate+Donut+ 3 cocacolas. Jorge invita. Nos ponemos al día y pronto pasamos a la literatura. Intercambiamos escritos y opinamos. Me cuenta sus actividades artísticas y cómo va de bien el Vila Olímpica, pasamos a temas más mundanos y acabamos comprando freakadas en una tienda. Fue un regreso a hace diez años, cuando solamente pensábamos en divertirnos. Habrá que repetir.
Conclusión. Quedar con los amigos es BUENO y eso se lo debemos todos al ajedrez.

4 comentarios:

Roger dijo...

El que tiene un amigo, tiene un imperio. El que tiene más de un amigo, conoce de cerca la felicidad. Pero amigos de verdad, que les puedes mirar a los ojos y ves la humanidad; nada de Facebook que en cuestión de amigos es una estafa.

En fin Joan, eres afortunado porque cultivas la amistad, sigue así.

Un abrazo,

Jordi Sabater dijo...

Mercès per la part que em toca i felicitats. T'ho mereixes molt i sempre ens tindrás a prop. Una abraçada molt gran.

P.D.: Algú ja m'ha fet conya del petó que et vaig donar a la última ronda del Social, je, je. Petons hetero-gays, es lo que tengo de atractivo, je, je.

David Vivancos Allepuz dijo...

Quien tiene un amigo, tiene un imperioso.

Catulo dijo...

Pues eso, que sois fabulosos