martes, 12 de junio de 2012

Make in off del Social Besòs

Como algunos no lo saben, comento cómo se organiza el Social Besòs, un torneo modesto en Barcelona que tiene el agravante de que su principal actual organizador no vive en Barcelona. 
Primero, consultar fechas para no pisar ninguna actividad del club. Luego se pacta con la AVV Besòs el calendario de actividades, que incluye exhibición de partidas en el ajedrez gigante y torneo de ajedrez. Se consensúa cuándo hacer la ceremonia de entrega y se detalla todo para poder anunciarlo en los boletines de Fiesta Mayor, indicando que lo organiza el CE Sant Martí., para sumar un tanto al club. Se pacta además, el número de trofeos y el texto de las placas que suministra la AVV. En esto es importante estar al loro y que el texto sea el correcto, especialmente, la edición del torneo.
A partir de ahí se pulen las actividades. La exhibición es sencilla. Solamente requiere personas que trasladen las pesadas piezas y jueguen con los vecinos. La actividad suele enganchar bastante al vecino de a pie, que pica el anzuelo y acaba jugando.
El torneo requiere algo más de preparación. Lo primero es tener claro dónde se juega (al aire libre) y tener plan B por si el día amenaza lluvia. Luego se asegura el tema de mesas y sillas, tapete opcional. Se reserva material en el CE Sant Martí y se traslada y custodia para devolverlo lo más rápido posible al club.
Se anuncia el torneo en dos frentes (la AVV para que vengan algunos vecinos, el blog de ajedrez para que vengan ajedrecistas más fuertes). Viviendo lejos de Barcelona cuesta muchísimo más la estrategia del boca a boca. En función de los participantes y del software disponible, se opta por suizo computerizado o liguillas "analógicas". 
El día del torneo se monta todo, se toman las inscripciones "gratuitas" y, juntando todas las variables, se organiza un torneo intentando llenar la mañana, que encaje con una entrega de trofeos a mediodía si es posible. Entonces se juega el torneo con la dificultad para quien arbitra de ser juez y parte. En XIX ediciones no ha habido nunca un problema serio.
Al término del torneo, se recoge todo y se prepara la entrega de trofeos. Suelen hacer los honores el presidente de la AVV del Besòs y el regidor del Distrito, aunque esta última vez lo hizo un diplomático extranjero. A veces, según el año, se ha podido montar un piscolabis.
Luego se recoge lo que falte y alguien se encarga de devolver al día siguiente el material al club, dejándolo dónde estaba.
Así se hace un torneo modesto, pero que merece un respeto.

2 comentarios:

Los "MON" dijo...

Efectivamente, esto es el big bang del ajedrez. Es comenzar la promoción del mismo de la nada y darle publicidad a pie de calle. No muchos hacen eso y es un gran mérito mantenerlo.

¿Cómo has podido pensar que yo criticara eso si sabes que va implicito en nuestro ADN santmartinense desde siempre?

Catulo, Catulo, ...

Catulo dijo...

Montar cualquier torneo supone trabajo y tú has montado muchos. Luego quedan las opiniones vertidas por escrito y eso es el semillero de la siguiente edición. Si en esos escritos la imagen que se proyecta no es positiva se dificulta la siguiente edición porque la gente piensa que el torneo es un churro y rácano, sin contar con la imagen que se da de la aVV, que no sabe nada de bromas privadas y puede leer el escrito.
Tu escrito, supongo que involuntariamente, viene a decir que el torneo es una ocurrencia arbitraria mía y de cuatro más que con premios raquíticos se puede salvar por la presencia de santmartinenses dicharacheros en el lugar. Cada cual puede escribir lo que quiera y más en su espacio, pero el escrito acentúa mucho más las pegas que lo bueno. Haz una lista de adjetivos o cumplidos y será cortísima. Tu mismo escrito de las rápidas del día anterior en cambio ya tiene otro tono.
No hace falta darle más vueltas porque nos conocemos y sabemos que vamos en el mismo barco, pero a veces sin pretenderlo le complicamos la tarea a los demás.
Lo de Òscar me lo explico porque él tiene la perspectiva de que si juega el torneo lo gana seguro o casi, pero da el mensaje de torneo pequeñito, copa pequeñita, que aunque muy divertido, no ayuda nada.
Si he escrito lo que he escrito es para dar otro punto de vista que equilibre un poco las cosas. Para mi, que Òscar sea muy bueno jugando es lo de menos, me gusta charlar con él y no alardea jamás.