domingo, 25 de noviembre de 2012

Erik Martínez campeón del Social SMA de Rápidas 2012

El Social SMA de rápidas 2012 ha deparado como campeón a Erik Martínez, que ya había sido campeón en el año 2009. Ganó con gran autoridad y una ronda antes del final. Segundo fue el santmartinense Vázquez, que hizo un gran torneo.
El torneo congregó a mucha gente y se proyectaron imágenes de la historia del club, creando una esfera muy propicia para hablar de los viejos tiempos. También asistieron amigos y conocidos de otros clubes, señal que cada vez más, se está extendiendo la idea de que los clubes no pueden ser "cotos" privados. Compré lotería de tres clubes: SMA, Colón y Diagonal Mar aunque todos ellos me aseguraron que tocaría. No sé, no sé... alguno me debió engañar, supongo.
En cuanto al torneo, os recomiendo la lectura del blog informativamente más eficiente y objetivo, el Blog de los Mon. Como mi blog no lo es, me limitaré a explicar cómo me fueron las partidas. 
Totalicé 6 puntos de 10 posibles y comentaré cómo fue por orden alfabético de mis contrincantes, que por azares del destino eran casitodos ellos grandes amigos o conocidos. Lo que comentaré es una visión subjetiva de los encuentros así que no pretendo contar una verdad objetiva u ofender a nadie, ni mucho menos.

Carles Godesard: Con la última partida lenta que habíamos jugado en la mente de ambos en la que Godesard me ganó convincentemente, varié y traspuse al Stonewall de siempre en el que Carles juega un esquema con Ch3 y Af4. Nos apuramos mucho de tiempo en una partida muy pareja. A Godesard se le escapó una jugada ganadora difícil de ver en el último suspiro y entonces quedó peor pero ambos habíamos agotado el tiempo así que... tablas. Fue un partidón.

Mauro Grammatico: Nunca había jugado con él y me pareció un jugador de corte táctico y agresivo. Educado en las formas. No fui capaz de superarle por posición pero sí que tuve la partida bien amarrada en cuanto al tiempo. ¡Bandera!

J.M. Martínez: El taxista. La típica partida en la que siempre estás un poco mejor gracias a conocer mejor la apertura. Me apuré y cuando ya ganaba el final como en la película En busca de Bobby Fischer (carrera de peones, ambos coronamos y culmina con un rayos X) me quedaban 5 segundos y tuve que comer todos peones de mi rival para quedarme con dama de más y ver mi bandera caer. Tablas.

David Palau: Mi amigo del Foment me planteó una jugada simétrica y en una apertura un tanto esotérica (1f4 f5 2e4) quedé con ventaja clara, comencé a presionar con las piezas sobre un rey muy expuesto y gané una pieza en plena vorágine ofensiva.

Carles Pascual: La partida comenzó muy igualada, Francesa tranquila, pero el meidoo juego comenzó a tensarse y fue favorable a Carles, que se impuso con un bonito remate de problema de periódico. Siempre que he jugado con él me ha parecido detectar una fuerza muy superior a la que muestra su elo, me sorprende que no tenga 2100 mínimo.

Antonio Pérez: Fiel a su estilo sólido, Antonio quiso plantear una partida cerrada. La verdad es que, con los años, Antonio ha ido mejorando y me recuerda mucho a la trayectoria que ha seguido Lluís Casas. Poco a poco, gané dos peones gracias a un caballo saltón y, administrando esa ventaja material, fui cambiando piezas y gané un final de torres favorable en el que uno de mis peones volaba hacia la gloria.

Javier Rïos: Le jugué una francesa con prudencia ya que Javi se maneja bien en posiciones tácticas y suele ir bien preparado de teoría. La posición era con tendencia a simplificar pero se dejó una pieza y después un doble con lo que fue una partida más plácida de lo acostumbrado. En descargo de Javi hay que decir que estaba involucrado en la preparación del picapica final y no estaba centrado al 100%.

Andrés Rojas: Partida muy cerrada en la que Rojas no quería definir por dónde se enrocaba. Pintaba tablas pero quise forzar y arriesgué más de lo debido. Andrés supo encauzar un final de torres superior y se llevó el punto con unas "gafas". Andrés es otro jugador de esos que juega más de lo que muestra su elo actual y juega con un nivel de 2100 mínimo.

Òscar Ruiz: Cada uno jugó un fianchetto y, cómo suele ocurrir cuando nos toca, jugué con bastante dignifidad y alcancé una posición inferior pero jugable en un final de torres muy cerrado con peón de menos. El problema: el de siempre, que Òscar llegó a eso con dos minutos más. Supongo que las ganas de jugar bien hacen que con este tipo de jugadores acabe siendo lentorro.

Jordi Sabater: Sabater me jugó una variante tablosa y tranquila. Yo creo que es porque quiere eludir duelos de teoría de aperturas y confía más en su medio juego, que creo que es más fuerte que el mío. Se dejó doblar unos peones, luego le regalé un peón y entonces, por arte de magia, un caballo mío comenzó a trotar en una cabalgada gloriosa que hizo mucho daño gracias a tacticadas caprichosas de la posición.

Y eso es todo amigos. Espermos que pueda volver a cronicas por experiencia personal en el torneo Fundació.



2 comentarios:

Roger Salvo dijo...

Enhorabona Joan, veig que encara te’n recordes de jugar als escacs! El 14 i 21 de desembre fem els dos últims torneigs del circuit de ràpides del Congrés, és una bona ocasió per poder parlar, vinga animat que veig que estàs agafant la forma.

Salutacions,

Joan Fontanillas Sánchez dijo...

Gràcies, ja saps que es fa el que es pot. Ara entraré en una nova etapa, progressivament més centrada a Hostalric, però militant encara en el SMA com a jugador federat.
Darrerament m'ha donat pels escacs a un ritme quasi postal. És genial. quasi escacs en estat pur, sense la pressió del rellotge, jugant a plaer.